Aragón en la administración de guerra de la monarquía hispánica durante el siglo XVI

Enrique Solano Camón

Resumen

A lo largo del siglo XVI se mantendrían vigentes en Aragón las viejas formas del «deber militar» heredadas del medievo. Las reformas fernandinas, encaminadas, desde una perspectiva contractual, a ir adecuando dichas formas a la nueva realidad de «Estado» pretendida por los Reyes Católicos, no tendrían continuidad tras el nuevo rumbo político que la llegada de los Habsburgo al trono de las Españas representaba. En las cortes montisonenses de 1512 se acordaba el último servicio de armas de esta centuria, quedando los esfuerzos del rey Fernando relegados a la definición de un Servicio ordinario, estrictamente económico, que a partir de los diferentes procesos parlamentarios se mantendría estable hasta finales de dicha centuria. Sin embargo, la lenta adecuación del Reino a las determinaciones de la administración de guerra de la Corona sería un hecho, en función de la etiología de las necesidades defensivas que representó el papel estratégico del territorio aragonés en el ámbito de la Monarquía. Así, al concluir el siglo XVI Aragón, no sólo se hallaba involucrado en la estructura defensiva de la Monarquía, sino que, tras el largo pleito sostenido con Felipe II, encontró su normativa foral más adecuada y propicia a lo que sería su participación en las empresas de la Corona durante la centuria siguiente.

Palabras clave

Milicia; Aragón; Corona; Bandolerismo; Servicios; Fueros; Pirineos; Siglo XVI

Texto completo:

PDF (562,7 kB) Estadísticas


DOI: https://doi.org/10.14198/RHM2004.22.04





Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.